15 de marzo de 2014

Talaván, Ainhoa González de Alaiza


Fotografía de Jesús López

Hoy, cuando la ermita del Santo Cristo de Talaván cumple ni más ni menos que 386 añitos, Ainhoa González de Alaiza, partícipe en el blog 
nos regala un texto reivindicativo sobre el abandono de nuestros entrañables condenados. Efectivamente: el hades es el olvido. Pero el poema de Ainhoa testifica sobre el hecho de que cada vez son más las sensibilidades que se unen a esta noble causa, sin que sea necesaria su convocatoria explícita a través de la cadena. Precisamente, tanto más valor tiene la adhesión de Ainhoa por su carácter espontáneo. Esto prueba que el olvido sobre la ermita talavaniega cada vez lo es menos; tarde o temprano, en algún momento, siquiera por pura vergüenza, los jerifaltes del patrimonio extremeño nos harán caso. Porque las llamadas de atención se multiplican desde distintos puntos de nuestra geografía. 
Gracias por tu colaboración, Ainhoa, por aportar como eslabón la primera poesía de este ciclo talavaniego. Hoy, los réprobos aletean en tu honor, ronronea cariñoso el hombre gato, sonríe la mujer con toca, inclinan sus cabezas las quiméricas figuritas de los Arma Christi. Cumplen 386, y se alegran de que en este día hayas sumado tu voz a esta empresa coral. Tu voz por ellos. Los salvaremos.



Talaván, Ainhoa González de Alaiza


Luz de una vela
en la oscuridad,
una mirada que
ve más allá.
Alguien canta
ecos lejanos
de tiempos pasados.
Réprobos con capirotes,
en movimiento,
esperando.
Almas con alas
y sonrisas grotescas,
vidas condenadas
en eterno movimiento
esperando el infierno.
Un hades que ahora
es el olvido,
la soledad y el abandono.
El tiempo y el agua
borran su historia:
No hay peor castigo.
Una luz en la oscuridad:
Que sean cientos,
que alumbren el
camino de
estos condenados.
Sea la misericordia humana
 igual que la divina
bálsamo que cure heridas.
Dignidad y no abandono.
Que la memoria de los vivos
es también la de los muertos.


Gabriel Cusac



4 comentarios:

Leonor dijo...

Gracias Gabriel y Carmen por habernos permitido formar parte de todo esto. Esperamos que nuestra poesía sea otro eslabón de esa cadena humana. Que permita que los réprobos de Talaván pronto estén bajo techo y luzcan sus mejores galas. Un saludo.

gabriel cusac dijo...

Debo repetirlo: tu participación, por espontánea, tiene un valor especial. Gracias a ti por colaborar, Ainhoa, en el Año 386 de los réprobos de Talaván.
Un saludo.

jesús lópez dijo...

Efectivamente, la cosa marcha. Un paso más para conseguirlo.

Por cierto. Alguien ha dejado en mi blog un comentario que en realidad va dirigido a ti.

Hasta pronto!!!

gabriel cusac dijo...

Hasta pronto, Jesús. Un abrazo talavaniego.